Gallery

Buscando el ratón de la educación: tres retos que las redes sociales plantean a los educadores

   Los que seguimos a @dreig hemos oído muchas veces la historia de la niña que, a mitad de una película, sorprende a sus padres levantándose del sofá para buscar algo detrás de la pantalla de televisión. Los padres, divertidos, imaginan que la niña está buscando a las personas que aparecen detrás de la pantalla, como hicieron nuestros abuelos sorprendidos cuando aparecieron los primeros televisores. En vez de eso, la niña confiesa finalmente que está buscando el ratón de la televisión, como en la computadora. Lo que la niña está buscando realmente es interaccionar con el contenido que está viendo en la pantalla del televisor, y la moraleja de esta historia es que las nuevas generaciones, a diferencia de las anteriores, ven como algo natural y normal participar de manera activa en la creación compartida del contenido que consumen.

   Esta anécdota aparece en el fantástico libro Excedente cognitivo, de Clay Shirky, en el que el autor argumenta y ejemplifica de muchas formas cómo las nuevas tecnologías nos están transformando de consumidores a colaboradores.

Excedente Cognitivo

   De la misma forma que la imprenta transformó el modo en que se producía y difundía el conocimiento, las nuevas herramientas digitales han generado la posibilidad de que cualquiera pueda crear y compartir contenido de manera sencilla y a una escala de difusión impensable hasta ahora. Y esto incluye tanto contenido meramente anecdótico y superficial, como los diferentes memes humorísticos que circulan por internet, como el conocimiento creado y compartido colaborativamente a través de proyectos como Wikipedia, Linux o los miles de foros y redes sociales en las que se generan valor personal y social de un modo imposible hasta ahora (como por ejemplo la plataforma WordPress, en la que tú y yo estamos compartiendo contenido y dialogando sobre nuestro tema de interés, la educación, de forma asíncrona).

   Una de las claves del libro es que estas herramientas digitales han generado un nuevo tipo de usuario, que ya no es mero receptor de contenido pasivo y aislado (como el espectador de televisión tradicional), sino que disfruta participando activamente en la creación compartida y al que le frustra la experiencia de mera recepción pasiva.

Jóvenes conectados

   De la lectura de este libro extraigo varios retos e ideas útiles para la educación:

1. La motivación para participar activa y voluntariamente. 

   ¿Qué hace que muchos jóvenes participen activamente de manera voluntaria, desinteresada y sin recibir nada a cambio en proyectos como Wikipedia u otros muchos proyectos colaborativos similares que aparecen en el libro de Shirky?

   La motivación que tiene un usuario activo de Wikipedia para investigar, redactar y compartir conocimiento es el sueño de cualquier profesor con sus alumnos. Pero lo más interesante, es que el usuario de Wikipedia no recibe absolutamente nada a cambio (ni dinero, ni una calificación, ni un certificado, ni siquiera reconocimiento la mayoría de las veces), mientas que nuestros alumnos están desmotivados en sistemas educativos plagados de incentivos externos y, cuando éstos no funcionan, también sanciones. ¿Qué tienen las nuevas herramientas digitales para que el mismo alumno esté desmotivado en la escuela, y al llegar a casa participe activa y desinteresadamente en Wikipedia o proyectos similares?

Aprendizaje colaborativo

   La respuesta que ofrece Shirky es muy sencilla: lo que tienen las nuevas herramientas digitales para su enorme éxito es que fomentan la motivación intrínseca, mientras (añado yo) todo el sistema educativo actual está basado exclusivamente en factores que fomentan la motivación extrínseca.

   Como expliqué en este post, la motivación intrínseca es aquella que nos impulsa desde dentro a hacer cosas que nos producen satisfacción. Algunos ejemplos de motivadores intrínsecos son el sentimiento de que el trabajo que uno hace es importante y valorado, la sensación de control sobre tu propio trabajo, la posibilidad de aprender y desarrollar nuevas competencias o el sentido de pertenencia en un grupo, entre otros muchos.

   La motivación intrínseca no tiene un efecto tan explosivo en el corto plazo como la motivación extrínseca (la que nos “empuja” desde fuera, generada por incentivos salariales, recompensas, beneficios, sanciones o castigos), pero tiene un efecto mucho más profundo y sostenible a largo plazo. La investigación reciente ha mostrado que las personas que manifiestan mayor grado de motivación intrínseca son también las que tienen un mejor desempeño laboral y académico, las que más se involucran en las tareas y las que manifiestan mayores niveles de compromiso y responsabilidad.

   Según el libro de Shirky, los principales factores motivacionales intrínsecos que fomentan las redes sociales son la autonomía, el desarrollo de nuevas competencias, la posibilidad de compartir e intercambiar, y desarrollar el sentido de pertenencia a una comunidad.

   Por lo tanto, primer reto que me plantea el libro de Shirky como educador (aunque es una aplicación mía de sus tesis, ya que el libro no habla directamente de educación): ¿cómo introducir la motivación intrínseca en la educación formal? ¿Qué cambios hay que introducir en el sistema educativo y en la forma en que yo doy clase para recompensar las motivaciones intrínsecas del alumno, tanto las personales (autonomía, desarrollo de nuevas competencias) como las sociales (compartir e intercambiar, sentido de pertenencia)?

Smartphone

2. Conocimiento experto vs. conocimiento aficionado.

   Hace 20 años los editores decidían qué libros se publicaban y cuáles no. Hoy en día cualquiera puede crear y compartir el contenido que desee, gracias por ejemplo a plataformas como WordPress, que me permite publicar mis opiniones sobre la educación, compartirlas y difundirlas a una escala impensable para una persona hace tan solo unos años. Cuando las posibilidades de publicación eran tecnológicamente limitadas, sólo se publicaba a los expertos y supuestas eminencias en cada tema. Sin embargo, las herramientas digitales permiten la creación de un tipo de conocimiento compartido y colaborativo que no ha sido posible hasta la época actual. Shirky pone muchos ejemplos de comunidades de Internet en los que los usuarios buscan, comparten y debaten conocimiento que, aunque creado por amateurs, puede llegar a ser muy sofisticado muchas veces.

   No se trata en este punto de que el conocimiento colaborativo y amateur vaya a suplantar al conocimiento profesional, sino que es cualitativamente diferente y se va a combinar con éste. Nunca vamos a preferir consultar a una comunidad de amateurs online en vez de a un neurocirujano titulado sobre ciertos temas. Esa no es la clave de esta cuestión, de lo contrario, el debate y su desenlace serían demasiado sencillos. La clave es que hasta ahora era completamente imposible generar un conocimiento de forma colaborativa y tan útil como el que se genera en ciertos foros y comunidades de internet, como el que es generado por ejemplo por los usuarios de patientslikeme.com, una comunidad donde personas enfermas, agrupados en subforos por enfermedades, comparten información a veces muy sofisticada sobre sus tratamientos, sus sentimientos, sus procesos de duelo, sus recursos para enfrentar la enfermedad, etc. Un tipo de conocimiento que no te puede dar un neurocirujano.

Educación

   Como fenómeno meramente a constatar, con independencia de que nos parezca mejor o peor, Internet está contribuyendo a un cierto declive del conocimiento experto (y con esto me refiero simplemente a que está perdiendo su exclusividad), en detrimento de un auge del conocimiento colaborativo y amateur que surge gracias a las herramientas digitales.

   Esto obliga a replantearse el rol del profesor como experto. Por poner un ejemplo, ¿cuál es el papel del profesor en una época en que existen en la red miles de videos educativos de profesores e incluso alumnos, donde un alumno puede buscar el vídeo que explica lo que quiere saber, hasta encontrar aquél que se ajusta a su estilo de aprendizaje? ¿Cuál es el papel del profesor cuando el alumno puede plantear preguntas en los comentarios al pie de dicho vídeo, para que otros usuarios, incluidos alumnos como él al otro lado del mundo, le respondan con diferentes estilos pedagógicos, hasta que el alumno comprenda lo que buscaba saber?

   Obviamente no planteo aquí la desaparición total del profesor o algo por el estilo. Sí planteo, en cualquier caso, la desaparición del profesor tal y como le conocemos. 

Aprendizaje digital

3. La cultura como factor crítico para el Aprovechamiento de oportunidades tecnológicas.

   Internet existe desde hace varias décadas, pero las redes sociales como Twitter o Youtube, aunque ya eran posibles con Internet desde mucho antes, tienen menos de 7 años. La explicación de Shirky es que, aunque esa tecnología ya era posible, la sociedad no estaba preparada para ella. El uso de esas herramientas digitales ha conllevado una transformación cultural, que hace que podamos utilizar progresivamente nuevas de las oportunidades que esas herramientas nos brindan (quizá  la mayoría aún por descubrir).

Excedente cognitivo

   Volviendo a la anécdota inicial de la niña que busca el ratón detrás del televisor, Shirky la utiliza como metáfora para representar un nuevo mundo conectado, en el que todos los actores que una vez fueron pasivos (lector, espectador, paciente, ciudadano… y, obviamente, también alumno) ya no se conforman con una experiencia de consumo pasiva, prefabricada y exclusivamente receptiva, y están buscando en sus diferentes ámbitos el ratón que les permitirá crear y compartir de manera activa.

   Creo que nuestros alumnos están buscando el ratón detrás del profesor desde hace mucho tiempo. Ese ratón ya existe (Moodle, Google apps for Education, Edmodo, YouTube, etc.). Las herramientas digitales ya están, ahora nos falta el cambio de cultura educativa.

   Raúl González garcía, @Conektio

5 responses to “Buscando el ratón de la educación: tres retos que las redes sociales plantean a los educadores

  1. Pingback: Buscando el ratón de la educación: tres retos que las redes sociales plantean a los educadores - Educacion enpildoras.com

  2. Pingback: Buscando el ratón de la educación: tres retos que las redes sociales plantean a los educadores | Todo Control para la Pyme

  3. Reblogueó esto en Cristina Guadalupey comentado:
    Retos que hay realizar en la educación

  4. Pingback: Socializar la educación: alumnos que ponen nota a sus colegios | Conektio blog

  5. Pingback: 3 prácticas que cambiarán tu manera de dar clase para poder integrar las TACs | Conektio blog

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *