Gallery

Aprendizaje invisible: cómo aprender a pesar de la escuela

“Lo esencial es invisible a los ojos”
El Principito
 
“Lo esencial es invisible a la educación formal”
Cristobal Cobo
 
 

   La charla TED que presentamos hoy parte de una tensión, el progresivo distanciamiento entre el conocimiento que requieren los perfiles profesionales que demanda el mercado, y el conocimiento que se genera en los sistemas de educación formal actuales. Hasta aquí, ninguna novedad que no se sepa ya desde hace bastante.

   Lo interesante de la charla de Cristobal Cobo, coautor del libro Aprendizaje invisible, es su propuesta sobre cómo el aprendizaje invisible puede servir de puente para disminuir la brecha que existe entre el rápido cambio tecnológico y profesional, y el lento cambio educativo

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=9E_BH00dkJk]

   Para explicar qué es el aprendizaje invisible, veamos varios ejemplos.:

  • Se te estropea un reloj mecánico, y por pura impaciencia lo acabas abriendo para ver si puedes solucionar el problema. Casi ciegamente, intentas descubrir qué está fallando, aunque al principio no puedes descubrirlo porque es la primera vez que ves ese amasijo de mecanismos. Buscas hasta que encuentras algo que parece que no encaja. Entonces vas probando diferentes alternativas para encajar las piezas que se salieron, y tras varios intentos, decides buscar en Google cómo funciona el mecanismo de un reloj. Cinco  foros, dos blogs y tres vídeotutoriales de YotuTube después, lo acabas arreglando. Eso es aprendizaje invisible; ya está, has aprendido a arreglar tu reloj casi sin darte cuenta, y por el camino te llevas algunas competencias básicas para gestionar información de manera efectiva (cómo buscar, seleccionar y aplicar información que necesitas, entre otras). 
  • Otro ejemplo de aprendizaje invisible se produce cuando los usuarios de un foro temático en internet, pongamos el ejemplo de un foro para personas con problemas de depresión, generan conocimiento de manera colaborativa. Aparte de aprender sobre su problemática concreta, la depresión, intercambiando conocimiento aficionado (pero, en muchos casos, muy sofisticado) en una comunidad de interés, estas personas aprenden de rebote a investigar de forma autónoma, colaborar en red, comunicar de manera efectiva, seleccionar, difundir y utilizar información relevante y, sobre todo, aprenden a aprender y desaprender adaptativamente en función de sus necesidades concretas. Pero si les preguntas, no te dirán que han aprendido todas esas competencias, porque para ellos mismos son completamente invisibles. 
  • Otro ejemplo clásico de aprendizaje invisible, es el del profesor analógico (eufemismo para “analfabeto digital”) que, sin tener absolutamente ni idea previa de cómo hacerlo, quiere descargar, editar y compartir un vídeo con sus alumnos usando algunas de las muchas plataformas sociales que existen. Si se sienta frente a una computadora conectada a internet y consigue, aunque sea poco a poco y con mucho esfuerzo, descargar el vídeo de YouTube, descargar un programa de edición para resumir el vídeo, aprender a usar las funciones básicas que necesita, abrir una cuenta en YouTube, subir el vídeo editado, crear un grupo en Facebook, añadir a sus alumnos y compartir el vídeo por ese medio, no sólo habrá logrado su objetivo, sino que por el camino habrá desarrollado sus competencias digitales y competencias de aprendizaje.

    Son sólo algunos ejemplos. Como señala @Witcamp magistralmente para explicar qué es el aprendizaje invisible:

“…aquellos conocimientos de tipo experiencial, personal, que no pueden medirse, que no pueden observarse (de ahí lo de invisibles) pero que existen, que están ahí y que tienen un papel fundamental en el proceso de aprendizaje continuo y que te ayudan a aprender a aprender. Aprender a pensar simulando, a utilizar la imaginación para proyectar, a contextualizar la historia y la cultura, aprender a pensar sistémicamente, conocer las estrategias para plantear metas y desafíos, aprender a hacer frente a desafíos e incertidumbre, aprender de forma colaborativa, etc.”

Aprendizaje digital

    El aprendizaje invisible tiene que ver con necesidades concretas que queremos solucionar, deseos que queremos satisfacer, problemas que tenemos que resolver o simplemente es el resultado de actividades que nos producen satisfacción en sí mismas, y entonces el aprendizaje se produce de manera secundaria, accidental y paralela a la consecución de nuestro objetivo principal. Está muy presente, por ejemplo, en los juegos de los niños (aprenden a relacionarse, a gestionar sus emociones, a interaccionar con el entorno…), en los videojuegos,  en el uso de nuevas apps, en el smartphone o la smart-tv que te acabas de comprar (¿alguien lee los manuales salvo para problemas puntuales? Es más divertido, y desesperante, prender a usar el nuevo mando a distancia por ensayo y error), etc. 

   Todos los ejemplos anteriores tienen algunas características claves para el aprendizaje invisible: es un aprendizaje sin planes de estudios, no está estructurado ni espacial ni temporalmente y no tiene maestros explícitos. Pero, sobre todo, está basado en el aprendizaje por medio del error y de la búsqueda de soluciones creativas a los obstáculos.  Y ahí comienza el problema, porque como ya sabemos, el error es pecado y está desterrado de los sistemas formales de aprendizaje.

   En definitiva, el aprendizaje invisible simplemente sucede cuando estamos haciendo otra cosa; es el aprendizaje tácito, no codificado o explicitado como aprendizaje en sí, pero que sin embargo es cada vez más importante para el ámbito profesional (por ejemplo el aprendizaje invisible de competencias tales comos ser adaptable, ser multitask, trabajar en equipo o en red, ser autónomo o tener competencias digitales, etc). Es decir, esas competencias invisibles que se demandan profesionalmente pero que están ausentes en los sistemas educativos formales. 

   Todas estas competencias invisibles que hemos descrito resultan invisibles a los entornos formales y se desarrollan principalmente en entorno informales.  Y entre ellas, las competencias digitales también formaría parte de esas competencias invisibles (es decir, son invisibles a los entornos formales, y han se desarrollan principalmente en entornos informales de aprendizaje, algo que tiene muchas consecuencias desde el punto de vista educativo). Esto que explicaría por qué la mera introducción de tecnología en los centros educativos no implica necesariamente un beneficio en sí mismo para el aprendizaje ni ha supuesto el milagro educativo que muchos esperaban. 

AM619401 (1)

   El aprendizaje invisible (o, mejor dicho, su ausencia en entornos formales) es el responsable de que haya más beneficio del uso de la computadora en el hogar que en la escuela. De hecho, la computadora e internet no han tenido un alto impacto en la educación (por ejemplo, en los resultados del informe PISA), pero ha supuesto toda una revolución en cómo los jóvenes crean, intercambian, aprenden y utilizan conocimiento. Este fenómeno está completamente relacionado con la llamada segunda brecha digital: no ya el acceso a la tecnología, sino la calidad de uso y contexto de uso de la misma (en la que muchos profesores han sido largamente superados por sus propios alumnos). 

   ¿Cómo pueden empezar a preparar los sistemas formales a los alumnos para la complejidad, para la incertidubre, para la creatividad, para aprender a aprender y a desaprender continuamente? La respuesta de Cristobal Cobo es esclarecedora: hay muchas prácticas “educativas” que debemos invisibilizar. 

   No van desaparecer la escuela o la universidad tal y como las conocemos, pero hay que repensar los espacios de educación formal, sus estructuras, los modelos de enseñanza-aprendizaje, para que incluyan más elementos del aprendizaje informal (no porque éstos sean mejores, sino porque son diferentes, y por ello es importante combinarlos). Por ejemplo introduciendo en el aprendizaje formal prácticas que promuevan el conocimiento tácito, el aprendizaje a través del error, el aprendizaje por observación, etc. 

7 responses to “Aprendizaje invisible: cómo aprender a pesar de la escuela

  1. Pingback: Aprendizaje invisible: cómo aprender a pesar de la escuela | Educación y Software Libre al 150%

  2. Pingback: Aprendizaje invisible: cómo aprender a pesar de la escuela - Educacion enpildoras.com

  3. Pingback: Aprendizaje invisible: cómo aprender a pesar de la escuela | educatrip

  4. Pingback: Aprendizaje invisible: cómo aprender (a pesar de la escuela) | Blog de Orientación del IES Hermanos Machado

  5. Muy bueno el artículo!!! Excelente hasta para llevar a los alumnos por su lenguaje simple, claro. Genial!!

  6. Wow…increíble post.
    Y por qué no, la posibilidad de hacer que el mismo docente sea invisible a los ojos de los alumnos, ya que como dice Cobo: “El aprendizaje ocurre cuando estamos haciendo otra cosa”, que sea eso precisamente lo que haga el docente: “Hacer todo, menos enseñar”.
    Salu2

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *