Gallery

Educación 2.0: el conocimiento ya no reside en el docente, sino en la interacción entre alumnos

  Ayer se publicó el artículo Al infierno con la cultura, de Vicente Verdú, en el que éste analiza (no me queda claro si lo celebra, lo condena, ambas cosas o simplemente constata) el asesinato de la cultura elitista a manos del “saber de las muchedumbres”, ese conocimiento horizontal, abierto y colaborativo que caracteriza nuestra época gracias al poder de conexión y comunicación que permite Internet: 

“¿Y ahora? Ahora, con las redes sociales, han impuesto un saber horizontal y colaborativo que crecientemente se ha conocido como “el saber de la muchedumbre” (The wisdom of crowds). Este saber no brota de una mente, sino de una promiscua y conectada multitud.
 
 
[…] De modo que no es ya el saber de un lumbreras quien ilumina un problema, sino la menuda luz de muchos leds. Ciertamente el Premio Nobel sigue dándose a una o un trío de personas, pero muchos artículos de las revistas científicas vienen firmados hasta por un centenar de investigadores. Igualmente los diseños de los coches, de las casas, de los muebles o la ropa no son obra de un creador visionario, sino de la activa colaboración de muchos puntos de vista.”
 
Vicente Verdú
 

   Se trata de las enormes posibilidades de creación colaborativa que ofrece la Web 2.0. Twitter no es el monólogo de un experto, sino un espacio de interacción entre personas que se agrupan en torno a contenidos de interés y mantienen una conversación multidireccional. Es una conversación dinámica y organizada en torno a temas; a veces duran meses y participan miles de personas a través de blogs, artículos, infografías, tweets… que van generando y combinando ideas, madurándolas, dejándolas, aplicándolas, etc. No hay actualmente una mejor manera de estar actualizado en un área, por ello las herramientas 2.0 se han convertido en el paradigma de aprendizaje colaborativo de nuestra época, frente al aprendizaje individualizado, desconectado, pasivo y elitista de la educación tradicional. 

innovative

   Vicente Verdú extrae algunas consecuencias de este “cultivo horizontal” para las figuras tradicionales del conocimiento: 

“¿La escuela?  […] el profesor no alcanzará a inculcar nada si no se involucra en la actualidad (gustos, deseos, aficiones, preferencias e intereses) del alumno.  […]  Fin de la jerarquía. Descrédito de las instituciones. Fin del culto cultural, con casta o sin ella de por medio. El mundo avanza a la manera de un cultivo que se extiende y crece como una epidemia horizontal. Ocaso pues del mandamás, del iluminado y del mesías.”
 

   La educación ha dejado de ser un juego jerárquico, elitista y unidireccional. El conocimiento ya no reside en los docentes, sino en la interacción entre alumnos.  El ocaso del profesor tradicional significa el nacimiento de un alumno nuevo, un alumno involucrado activamente en su proceso de aprendizaje, porque lo dirige él mismo. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *