Galería

Los 31 errores más habituales al diseñar e implementar un proyecto de tecnología educativa


Herramientas digitales de aprendizaje

Justin Reich, cofundador de EdTeachTeacher (una consultora que ayuda a escuelas de estados Unidos a integrar tecnología con fines pedagógicos), contaba recientemente esta anécdota en su visita a un colegio que había decido comprar ciertas tabletas para que sus alumnos y profesores las usaran con fines educativos.

Al preguntarle al director de la escuela el motivo de su decisión, su respuesta le dejó perplejo: “estas tabletas tienen una batería muy duradera, y por tanto no es necesario utilizar cargadores en el salón de clase”. Esa fue toda la respuesta del director. Como el propio Justin Reich señalaba con cierta ironía al contar la anécdota, no hay duda de que la seguridad de los alumnos es muy importante, pero seamos honestos: el motivo aducido por el director no es un argumento pedagógicamente razonable para decidir por qué tecnología apuesta una institución educativa. Esta anécdota explica muy bien por qué algunas instituciones invierten mucho dinero en tecnología muy cara y varios años después no se ha producido ningún cambio relevante, pedagógicamente hablando.

Tecnología educativa

Para que no pase esto en tu institución, te compartimos los 31 errores más habituales que comenten las escuelas y universidades al intentar integrar tecnología educativa… ¿cuáles de ellos has vivido ya en carne propia?

1- Los tomadores de decisiones (políticos, directores, dueños de colegios, etc) no entienden la tecnología que están comprando ni dimensionan qué implica su uso.

2- Los tomadores de decisiones no toman en cuenta las necesidades, inquietudes, intereses o motivaciones de los grupos que tienen que adoptar la tecnología educativa (sobre todo profesores y alumnos), ni los involucran a ellos o al menos su visión en el proyecto.

3- No se comunica de manera efectiva la iniciativa a los grupos de interés a los que afecta (alumnos, profesores, padres, etc.).

4- Las expectativas de los diferentes grupos implicados y afectados por el proyecto no están alineadas.

5 -El enfoque y las prácticas pedagógicas de la institución no están alineadas con la tecnología que se usa.

MODELO SAMR

6- Se delega toda la responsabilidad del uso de la tecnología educativa en los docentes.

7- No se apoya realmente a los profesores (más allá de la formación) en la transición de una educación analógica a una educación digital.

8- La transición está llena de incoherencias, como exigir a los profesores que utilicen herramientas digitales mientras que directores y personal administrativo siguen colaborando analógicamente.

9- Los líderes no adoptan ni ejemplifican con su conducta el cambio que intentan vender a los docentes.

Innovación educativa

10- La inciativa no está apoyada por un equipo cohesionado y diverso (que incluya directivos, personal docente, personal técnico de sistemas informáticos, etc), sino que surge a partir de equipos directivos débiles e incluso a veces iniciativas individuales.

11- No hay visión estratégica ni pedagógica detrás de la compra de tecnología; se compra al proveedor mas barato, al más persuasivo o al que mejor consiguió impactar visualmente a un rector nada tecnológico en el último congreso educativo que visitó.

12- Los miembros del equipo que promueve el proyecto no tienen roles claros ni expectativas alineadas; sus decisiones y acciones no están coordinadas y reman en direcciones distintas. Escasa comunicación entre ellos.

13- No se dota de sentido pedagógico al proyecto tecnoeducativo, se espera que lo tenga por sí solo mediante inspiración divina.

14- Introducimos herramientas muy poderosas para personalizar el aprendizaje y para colaborar de forma asíncrona y ubicua, pero acabamos usándolas para sustituir las mismas viejas prácticas pedagógicas de siempre.

TICs Educación

15- No se dimensiona el cambio social (roles docentes, relaciones con los alumnos, rol de los líderes, etc.) que implica el uso de ciertas herramientas digitales cuando son utilizadas con todo su potencial.

16- Hay un enfoque completamente orientado a qué tecnología se usará en vez de cómo y para qué se usará.

17- No se rediseñan algunos procesos humanos que tienen un impacto directo o indirecto en cómo se usa la tecnología educativa (selección de personal docente, reconocimiento, seguimiento y retroalimentación, estrategia de capacitación docente, etc.).

18- No hay una visión compartida (reflexionada, debatida, trabajada en grupo) de hacia dónde va la institución, sobre todo en términos pedagógicos.

19- Al trabajar la visión compartida, se producen malentendidos en la comunicación porque se da por hecho que todos entendemos lo mismo cuando hablamos de  “aprendizaje centrado en el alumno”, “entornos de aprendizaje horizontales” o cuando decimos cosas como que “los profesores a partir de ahora serán facilitadores”.

20- Discutimos y todos estamos de acuerdo en algo verbalmente pero luego resulta que nos referíamos a cosas diferentes en la práctica (como el director que en una reunión pidió a los docentes que utilizaran flipped classroom, y después les reprendía por su “falta de control de grupo en el aula” al aplicarla).

Innovación

21- No se utilizan modelos, herramientas o métodos para diagnosticar y dar seguimiento a la integración y el uso de tecnología por parte de los profesores (por ejemplo, las instituciones se embarcan en costosos proyectos tecnológicos sin saber cómo evaluarán su impacto o cómo se le dará seguimiento con herramientas como el modelo SAMR).

22- Se ignoran por completo factores humanos fundamentales que surgen de manera normal y predecible como reacción al cambio (resistencia, incertidumbre, miedo, confusión, frustración, etc.).

23- Se espera que la transición se produzca por sí sola de la noche a la mañana, en vez de diseñar un proceso de cambio que abarque un tiempo de entre uno y tres años por lo menos.

24- Se diseña una formación docente completamente inadecuada, sin tener en cuenta las necesidades reales de los profesores, las diferencias internas entre profesores respecto al uso actual de tecnología por su parte, sin considerar para nada sus motivaciones, opiniones, inquietudes o aspiraciones profesionales.

TICs aprendizaje

25- No se realiza un campaña interna para invitar, entusiasmar, involucrar y motivar a profesores y alumnos con el uso de las nuevas tecnologías, se da por hecho que las tienen que adoptar porque es su obligación y punto.

26- Se ignora por completo la importancia (y necesidad) del aprendizaje informal, el autoaprendizaje, la experimentación y el error como fuente de aprendizaje para pasar de una cultura analógica a otra digital.

27- Se mantiene una estructura y una cultura organizacional rígida, burocrática, jerárquica, tradicional, industrial y analógica, mientras se exige a los profesores que trabajen de manera horizontal, digital, motivacional y flexible con sus alumnos.

28- Hay una resistencia muy grande al equilibrio en las relaciones de poder que implica la colaboración y la cultura de trabajo digital, tanto entre profesor y alumno, como entre líderes educativos y profesores.

29- Se pretende implantar un nuevo paradigma tecnopedagógico en la institución sin que cambie el status quo de la misma.

30- Los líderes esperan que todo cambie sin que cambien ellos.

31- Se ignoran por completo durante todo el diseño y la ejecución del proyecto las necesidades, las motivaciones y la experiencia de usuario del alumno.

¿CUÁLES DE ESTOS ERRORES HA COMETIDO TU INSTITUCIÓN Y HAS VIVIDO EN CARNE PROPIA?

La tecnología no sirve de nada en educación si no sirve para…

Coaching educativo

El cambio educativo no es un evento, es un proceso; aprende aquí más sobre Humanware, el lado humano de la innovación educativa.

Una respuesta a “Los 31 errores más habituales al diseñar e implementar un proyecto de tecnología educativa

  1. Pingback: Humanware (III): 5 consejos para los tomadores de decisiones en organizaciones educativas que pretendan innovar | Conektio blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *